La velocidad justa para vivir la vida a tu manera

Vivir la vida bajo el enfoque de la velocidad justa nos permite: apreciar los pequeños detalles del día a día, acompañar con ilusión a las personas que están a nuestro alrededor -dándoles la importancia que merecen- y a su vez ser más productivos, ya que permitimos que surja el pensamiento creativo.

Cuando echamos una mirada atrás solemos recordar esos momentos de la vida que tienen un «enfoque lento». El olor de la casa de nuestros padres, el sabor de un plato que disfrutábamos antaño, o el sonido de una melodía que una vez nos emocionó, y nos invitó a bailar y cantar. Así que podríamos decir que son los detalles los que marcan la diferencia, y que el «enfoque lento» podría ser una virtud en un mundo acelerado. Pero lejos de ser así, existe un tabú alrededor de la velocidad lenta, que la relaciona con la poca productividad e incluso que va supuestamente de la mano con la «vejez». Y es que parece que hemos puesto una etiqueta de velocidad a cada generación, una etiqueta que dice que aquellos que recorren la vida a gran velocidad estarán ligados al éxito. Omitiendo algo importante, y es que en los momentos de cambios y decisiones relevantes es necesario un pensamiento lento, una velocidad justa. Olvidando también que la memoria y la atención se ven afectadas por la velocidad.

Sin darnos cuenta nos vamos condenando a dejar que nuestra vida pase sin dedicar atención a los detalles de nuestra propia existencia. Enfocando la mirada a un horizonte de superficialidad, en un mundo que va girando a velocidades de vértigo. Cometiendo más errores, y peor aún, dejando poco espacio para que surja la creatividad escondida en el «enfoque lento«.

Vivimos en un presente en el que vamos corriendo a todos lados, de compras on-line, donde los post se deben leer en 1 minuto, enviar audios de whatsApp para no perder tiempo escribiendo y hasta contar «stories» en 10 segundos. Al final echamos la culpa a la tecnología, cuando somos nosotros mismos los que hemos olvidado cómo se hacen las cosas a una velocidad justa.

En esta ocasión participa en el Blog de Neurovida Nico, fisioterapeuta en Neurovida Multiespacio Avenidas (Madrid).

Nicolás Sánchez fisioterapeuta

Soy Nicolás Sánchez, fisioterapeuta experto en terapia manual osteoarticular y muscular, y en rehabilitación neurológica. La misma ilusión que trato de trasmitir en mis terapias es la que busco en mi día a día, por ello en mi tiempo libre practico Yoga, disfruto perdiéndome rodeado de naturaleza, e intento en mi cotidianidad aportar mi pequeña ayuda, para hacer que la vida de los que me rodean sea un poquito más feliz.

Deja un comentario

Le informamos que el responsable de los datos personales que facilite a través de este formulario será NEUROVIDA. Los datos proporcionados serán tratados con la finalidad de gestionar y moderar la publicación de comentarios y no serán comunicados a terceros salvo por obligación legal. Podrá acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional, a través de la siguiente dirección: rgpd@neurovida.es. Puede consultar más información en la Política de Privacidad.

dos × tres =