“Es en el cerebro donde todo tiene lugar.” Oscar Wilde

¡Comparte!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

 

¡Hablemos del cerebro!

Cada 22 de julio se celebra el Día Mundial del Cerebro, con el objetivo de darle importancia a la salud cerebral y concienciar a la sociedad sobre cómo prevenir y cuidar el cerebro.

 

Se estima que a partir de 25 años, el cerebro empieza a perder volumen de forma natural, por lo que, ejercitar la mente, no debe ser cosa de la tercera edad o de las personas con distintas patologías, sino que es importante en todas las edades.

 

La biología te da un cerebro… la vida la convierte en una mente” Jeffrey Eugenides

 

Mantener el cerebro activo, estimular las capacidades, fomentar la neuroplasticidad y aumentar la reserva cognitiva, no sólo son objetivos deseables, sino que son objetivos asequibles, al alcance de todos.

Yo, Cristina Neuropsicóloga en Neurovida, os quiero dar unos TIPS:

 

  • Mantener una alimentación adecuada: Es importante llevar una dieta variada, rica en frutas y verduras, pero también en proteínas. Hay ácidos grasos básicos de:
    • nueces
    • semillas
    • aguacates
    • pescado
    • el romero
    • la cúrcuma

Entre otros, que son buenos para el cerebro.
También se recomienda el café y el limón, que aceleran el metabolismo.
Es importante además, disfrutar las comidas, socializar afianza en el cerebro los efectos de una dieta buena y saludable.

  • Realizar ejercicio físico: la actividad física estimula la generación de nuevas neuronas, combate la depresión y la ansiedad, ayuda aprevenir enfermedades neurodegenerativas y aumenta la esperanza de vida.

Cuida de tu cuerpo. Es el único lugar donde tienes que vivir. – Jim Rohn

  • Mantener una rutina establecida: “Crear rutinas, no solamente favorece la salud mental, sino que también puede contribuir a mejorar el sueño y a revertir hábitos poco saludables”, “estructurar el día, reduce el nivel de estrés”. La rutina favorece el bienestar.
  • Cambiar pequeñas dinámicas: Antes hablábamos de la importancia de generar rutinas, pero hay que saber que en ocasiones también es importante romperlas en cierta medida. Al romper rutinas favorecemos la neuroplasticidad (capacidad del cerebro de formar y reformar redes de neuronas a partir de nuestras experiencias).
    Así, buscar una nueva manera de ajustarse y de resolver la tarea requerida, en ese proceso es donde el cerebro se “entrena” y se adapta. Algunas ideas para esto pueden ser: cepillarse los dientes con la mano no dominante, ir a un mismo sitio por un camino distinto, intentar orientarse sin el google maps, tratar de decir algo con palabras distintas, tratar de leer algo al revés etc.
  • Adecuada higiene de sueño: se recomienda dormir entre 7 y 8 horas diarias. Dormir poco disminuye la atención, la concentración y la memoria, empeora el rendimiento en el trabajo y el rendimiento académico.

El sueño es la cadena de oro que une la salud y nuestros cuerpos «. Thomas Dekker.

Pautas:

    • cenas ligeras
    • hacer ejercicio físico
    • mantener horarios regulares
    • realizar alguna conducta relajante antes de dormir (música, leer…).
  • Realizar actividades de lógica: crucigramas, sudokus, juegos de cartas tradicionales, mesas de relojero, juegos de lógica, juegos en la tablet como Lumosity… Uno de los juegos de actualidad que consideramos que puede ayudar a ejercitar el cerebro es adivinar diariamente la palabra en el juego del Wordle.

 

  • Leer: No solo es bueno como ejercicio mental, sino que además, leer antes de dormir puede ser una buena pauta para una adecuada higiene del sueño. Además, leer libros que potencien nuestro pensamiento crítico, mantener la información página tras página, imaginar nuevos personajes o finales alternativos, ejercita al cerebro de distintas maneras. Además, los libros nos ayudan a evadirnos de nuestras preocupaciones, por lo que favorecen nuestro bienestar.

 

  • Meditar: meditar nos puede ayudar a disminuir el estrés: la ansiedad y el estrés, que son tóxicos para el cerebro.  El estrés nos puede generar incapacidad para concentrarse, pérdida de memoria…Busquemos, por tanto, ratos de desconexión, de disfrutar, de relajación…

 

  • Aprender algo nuevo: para retar al cerebro, hay que intentar aprender cosas nuevas, salir de la zona de confort, explotar la creatividad (arte, pintura, danza…), ver series en versión original, aprender nuevos juegos de mesa (Dixit, Código secreto)…

 

  • Mantener actividades sociales y culturales: mantener adecuadas relaciones sociales, cuidar las amistades, tener ratos de socialización, asistir al cine, al teatro, a distintas exposiciones, museos etc., son sin duda actividades que fomentan la activación y ejercitación del cerebro.

 

Esperamos que os sean de utilidad estos consejos, y sobre todo, ¡que los pongáis en práctica!

 

Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro.

Santiago Ramón y Cajal.

 

 

Soy Cristina Fernández-Victorio Ortiz,

Neuropsicóloga en Neurovida,

Amante del cerebro y principalmente de las personas

¡Comparte!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Deja un comentario

Le informamos que el responsable de los datos personales que facilite a través de este formulario será NEUROVIDA. Los datos proporcionados serán tratados con la finalidad de gestionar y moderar la publicación de comentarios y no serán comunicados a terceros salvo por obligación legal. Podrá acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional, a través de la siguiente dirección: rgpd@neurovida.es. Puede consultar más información en la Política de Privacidad.

dos × uno =