>>> RETOMAMOS NUESTRA ACTIVIDAD HABITUAL CON NUEVOS PROTOCOLOS Y MEDIDAS DE PROTECCIÓN

¡ ESTAMOS CONTIGO LOS FINES DE SEMANA !

ATAXIA, qué es y cómo abordarla desde la fisioterapia

Se entiende por Ataxia, el trastorno caracterizado por la disminución de la capacidad de coordinar los movimientos y regular el equilibrio. A continuación te contamos cómo abordarla desde la fisioterapia.

Cabe destacar que la ataxia no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma característico de diversos procesos, en algunos casos degenerativos y, en otros, relacionados con un DCA (daño cerebral adquirido), que cursan, además de la propia ataxia, otros muchos síntomas.

Existen muchos tipos de ataxias distintas según la causa que las produce y la zona de afectación, así como una gran variedad de los signos y síntomas que presentan. Entre las manifestaciones clínicas podemos observar:

  • Temblor intencional: en movimientos voluntarios.
  • Hipotonía: aparece un bajo tono muscular que se manifiesta en la incapacidad de regular tono de forma rápida y efectiva ante cambios de actividad. Nuestro cerebelo es el encargado de modular ese tono basal.
  • Dismetría: como la falta de capacidad de realizar un movimiento en la distancia apropiada.
  • Adiadococinesia: dificultad para realizar movimientos alternativos rápidos.
  • Asinergia: los grupos musculares no pueden funcionar armoniosamente y hay descomposición del movimiento. Ella se manifiesta en el desequilibrio para estar de pie, en la descomposición del movimiento gestual y en los gestos finos, siendo evidente la pérdida de equilibrio y coordinación.
  • Alteración de la postura y la marcha: muy característica una base de sustentación ampliada
  • Alteración del habla (disartria) y deglución
  • Anomalías en los movimientos oculares: nistagmus

Es importante, sobre todo, para nuestro tratamiento y planteamiento de objetivos, saber cuál es el origen de la ataxia:

HEREDITARIAS:

  • Autosómicas dominantes: espinocerebelosas (SCAs), episódica.
  • Autosómica recesiva: puedes ser portador sin desarrollar la enfermedad. La más conocida es Fiedrich, teleangiectasia, ataxia cerebelosa congénita, enfermedad de Wilson.

NO HEREDITARIAS:

Sintomatología atáxica causada por múltiples factores: traumatismos, ictus, tumores, infecciones, etc. Es importante tener en cuenta que otras patologías neurológicas pueden desarrollar sintomatología atáxica, por ejemplo, esclerosis múltiple, TCA o Ictus.

ATAXIA CEREBELOSA IDIOPÁTICA

En aquellas hereditarias el deterioro va a ser progresivo, y a través de la rehabilitación, podemos ralentizar este proceso y mantener un nivel funcional óptimo y autonomía durante el mayor tiempo posible. Mantener marcha independiente ya sea con productos de apoyo, la realización de forma independiente o con mínima ayuda de AVDS, el mantenimiento de la fluidez verbal y un buen patrón deglutorio, la participación en actividades de ocio y tiempo libre, suman en conjunto las actividades sobre las que podemos enfocar el trabajo desde el área de rehabilitación, manteniendo la calidad de vida del participante.

En las ataxias como síntoma derivado de un DCA podemos mejorar síntomas motores propiamente dichos, derivados de la sintomatología atáxica: equilibrio, coordinación, patrón de marcha, entre otros.

En un primer momento del proceso de rehabilitación es muy importante realizar una correcta anamnesis, una entrevista detallada con el participante para poder tener claro el origen de la ataxia y poder llegar a establecer objetivos realistas y acordes a las expectativas y necesidades de la persona.

Llevaríamos a cabo una evaluación física para analizar la postura y movimiento, y a partir de aquí, comenzar las sesiones de trabajo.

Las sesiones de fisioterapia se planifican de forma individualizada, dependiendo de la persona, afectación, objetivos, etc. En general, el trabajo va encaminado a:

  • Mejorar la postura. Como hemos comentado anteriormente en la ataxia es característico un tono muscular bajo (hipotonía) y aparecen fijaciones posturales que permiten mantener el equilibrio. Nuestro trabajo consiste en liberar esas fijaciones, facilitando el movimiento y dando seguridad  a través del entorno de trabajo.
  •  Una vez que conseguimos una mejor postura más libre podemos llevar a cabo ejercicios a través de los cuales podamos influir sobre las reacciones de enderezamiento y apoyo. Estas reacciones automáticas de nuestro cuerpo nos permiten mantenernos de pie evitando caídas.
  • Realizar y reforzar la realización de ejercicios de coordinación.
  • Mejorar el patrón de marcha, haciéndolo más seguro. En muchas ocasiones la persona necesita de productos de apoyo específicos a su situación y, es necesario, un entrenamiento previo para que pueda beneficiarse de los mismos.

Además, complementamos todo este trabajo con una serie de pautas y ejercicios para el domicilio y recomendaciones de ciertas actividades que resultan beneficiosas como coadyudantes a la terapia.

  • Terapia acuática: el agua facilita la realización de movimientos por la resistencia que ofrece, la persona se encuentra más segura, consiguiendo de esta manera acomodar su medio externo a la terapia.
  • Plan de ejercicios en el domicilio: adaptadas a cada persona y situación. Son elaborados por el fisioterapeuta, que reevalúa los mismos para adaptarlos a la evolución propia de la patología.

En esta ocasión participa en el Blog de Neurovida Leticia Menéndez, fisioterapeuta en Multiespacio de la Calle Hermosilla, 75 (Madrid).

Me llamo Leticia y soy Fisioterapeuta especializada en rehabilitación del paciente neurológico adulto. Desde mi Asturias natal he llegado a Madrid para poder seguir desarrollando mi profesión en el campo de la neurología. Hace años descubrí que había personas que, más allá de un masaje, estiramientos o vendajes, ayudaban a las personas a volver a caminar, a potenciar sus capacidades, a fomentar su autonomía e independencia. Y así decidí que yo también quería ser partícipe de todo ese proceso, una pieza más en ese puzzle que formamos el equipo multidisciplinar de Neurovida.

Deja un comentario

Le informamos que el responsable de los datos personales que facilite a través de este formulario será NEUROVIDA. Los datos proporcionados serán tratados con la finalidad de gestionar y moderar la publicación de comentarios y no serán comunicados a terceros salvo por obligación legal. Podrá acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional, a través de la siguiente dirección: rgpd@neurovida.es. Puede consultar más información en la Política de Privacidad.

6 − 3 =