¿Cuál es nuestro objetivo?  

Ayudar a reestablecer las conexiones neurológicas del cerebro después de un accidente cerebrovasculares (ACV) o demencias tales como el alzheimer.

¿Cómo los conseguimos?

Trabajando el cuerpo calloso, a través de ejercicios motores y cognitivos, conseguimos que la conexión entre ambos hemisferios cerebrales sea más fluida.

Cuanto mayor sea la conexión, más veloz será la respuesta comportamental en base a la función motora, conductual, emocional o cognitiva, y por ende, una mejor cognición y funcionamiento cerebral global.

¿Qué ejercicios realizamos?  

Todas las actividades que involucren una activación de los dos hemisferios harán trabajar el cuerpo calloso. Un ejercicio continuado que involucre a los 2 hemisferios potenciará las conexiones en el cuerpo calloso.

 

EJERCICIOS VISUALES

A nivel visual, los movimientos oculares que crucen la línea media se considera que intervendrá el cuerpo calloso para su ejecución.

Un ejercicio que además trabaja la coordinación ojo-mano y seguimientos oculares es dibujar el signo de infinito (mano dominante o con 2 manos) de manera que se cruce la línea media mientras se va realizando el ejercicio.

La parte derecha del cerebro intenta decir el color, pero la izquierda insiste en leer la palabra

 

EJERCICIOS MOTORES

A nivel corporal, la línea media representa la división entre los 2 hemisferios, por tanto, todas las actividades que involucren una coordinación simultánea y rítmica del cuerpo (movimientos contra-laterales) activarán el cuerpo calloso.

Irene Martínez
Logopeda de Neurovida
www.neurovida.es