M.E.C. mujer de 73 años que acude a Neurovida para realizar una valoración por petición de la familia ya que en los últimos meses han observado un empeoramiento de sus funciones tanto cognitivas como motoras.

M.E.C. está diagnosticada de Demencia por Cuerpos de Lewy. Además, padece una neuralgia del Trigémino derecho; patología que ha incidido de manera muy negativa en el estado global de la persona.

VALORACIÓN INICIAL

Se realiza valoración inicial mediante la administración de las siguientes pruebas:

Índice de Barthel Modificado: 56/100
Escala de Lawton y Brody: 1/8
Test del Reloj: 0/8
MEC:21/35

Como conclusión de las pruebas administradas y de la observación y entrevista mantenida con la persona y su familia; se determina que:

  • Con respecto a su área funcional, M.E. muestra una dependencia moderada  en las actividades de la vida diaria básicas. Necesita ayuda y/o supervisión para desempeñar las tareas de su autocuidado. Es una situación que a nivel personal le causa mucha frustración, ya que ella misma refiere sentirse triste cuando tiene que pedir ayuda. Dichas actividades se ven deterioradas tanto por el déficit que muestra a nivel motor, sobre todo para tareas en las que tiene que integrar ambas manos (cortar alimentos, pelar fruta…) como a nivel cognitivo; ya que presenta dificultades a la hora de planificar, secuenciar y ejecutar las actividades. Por otro lado, muestra una dependencia severa para realizar las actividades instrumentales de la vida diaria.
  • Con respecto a su área cognitiva, según los datos obtenidos en las pruebas administradas, muestra un deterioro cognitivo generalizado en todas las áreas valoradas. La evaluación tuvo lugar en varios días ya que durante las primeras sesiones mostraba una gran fatiga mental y pérdida frecuente de atención que le impedía realizar las pruebas con eficacia. Presenta desorientación temporal y espacial y un déficit de concentración muy notable. Por otro lado, muestra una baja velocidad de procesamiento y precisa un mayor tiempo de respuesta. Presenta micrografía y conserva la capacidad de lectura comprensiva.
  • En cuanto a su área motora, según ella misma refiere; ha perdido fuerza, resistencia y movilidad tanto en miembros superiores como inferiores en los últimos meses. Muestra inestabilidad en bipedestación y camina con pasos muy cortos y una base de sustentación muy reducida. Se siente insegura a la hora de cambiar de posición y sentarse/levantarse de una silla, sofá o cama. De hecho, sufre bloqueos constantes cuando tiene que realizar alguna transferencia. Sube y baja escaleras bajo supervisión pero dice encontrarse insegura. Se observa pérdida de equilibrio tanto en sedestación como en bipedestación.  Dificultad para desempeñar actividades de coordinación bimanual y disociación de dedos.
  • Por otro lado, en cuanto a su área emocional-conductual se refiere, se muestra apática y con falta de iniciativa. Se autodefine como una persona muy activa, pero desde el diagnóstico no realiza apenas ninguna actividad. Además,  presenta alucinaciones visuales y delirios.  En alguno de estos episodios, creía que su marido era un impostor (síndrome de Capgras).

INTERVENCIÓN

Tras la valoración, se recomienda a la persona y su familia iniciar cuanto antes un programa de rehabilitación individualizada. Se opta por el tratamiento a nivel domiciliario, y recibe sesiones dos días a la semana, una hora cada día; tanto de estimulación de sus funciones cognitivas como ejercicios a nivel motor.

Al comienzo del programa terapéutico, la persona se mostraba con un estado muy fluctuante. No focalizaba la atención en las actividades, presentaba inquietud motora y era incapaz de mantenerse en sedestación durante el período que dura la estimulación cognitiva. Llegó a mostrar algunos episodios de alucinaciones y delirios y manifestaba frecuentemente problemas visuales como excusa para no realizar las tareas propuestas. Además mostraba una marcada anosognosia.

Poco a poco, su rendimiento durante las terapias fue incrementándose, hasta ser ella misma la que demandaba las actividades. Se le pidió que analizara durante los días previos a la terapia aquellas situaciones cotidianas en las que encontraba limitaciones con el objetivo de que fuera ella misma quien guiara el tratamiento y empezar a buscar soluciones a los problemas que se encontraba en su día a día.

La intervención a nivel cognitivo se lleva a cabo estimulando de manera generalizada sus funciones mentales; tanto orientación, lenguaje, memoria, cálculo, funciones ejecutivas, praxias, etc.

Durante la intervención motora; se trabaja tanto la coordinación como el equilibrio de manera estática y dinámica. Además, también trabajamos la integración de ambos hemicuerpos superiores en las actividades de la vida diaria básicas; la fuerza y resistencia de brazos y piernas, transferencias, volteos y sistema propioceptivo; siempre atendiendo que mantenga una correcta postura durante la realización de las actividades; ya que tiende a lateralizarse.

Además, hemos introducido ejercicios de praxias faciales; ya que muestra hipomimia y una pérdida de tono muscular que le repercute a la hora de mantener un adecuado tono de voz durante una conversación.

Por otro lado, se hace especial énfasis en el mantenimiento de un buen estado anímico y conductual. Se realiza de manera puntual un enfoque emocional cuando ella lo precisa; dando lugar a una liberación de emociones y expresión de miedos y logros durante la sesión. Los episodios de delirios y alucinaciones tienen una gran repercusión en ella; es capaz de razonar  e identificar cuándo vive alguno de ellos y es algo que la influye de manera muy negativa en su estado emocional.

EVOLUCIÓN

Se realiza reevaluación tras cuatro meses de terapia domiciliaria.

Los resultados son los siguientes:

ENERO 2017
Índice de Barthel Modificado: 69/100
Escala de Lawton y Brody: 1/8
Test del Reloj: 4/8
MEC:29/35

 

Análisis de resultados

Según los datos obtenidos tras las pruebas administradas, Mª Elena ha mejorado de manera notable su estado global; siendo el área cognitiva en la que más cambios positivos se han encontrado tras la puesta en marcha de su programa terapéutico.

A nivel cognitivo, su atención durante las actividades ha ido aumentando de manera progresiva; siendo capaz en la actualidad de estar sentada durante toda la hora de intervención  realizando las tareas propuestas. Ha mejorado en orientación en las tres esferas (tiempo, espacio y persona).  Mantiene errores a la hora de desempeñar ejercicios de cálculo sencillo, pero se objetiva una mejora en su concentración, siendo capaz de realizar secuencias a la inversa de incluso 5 dígitos. Ha ganado en velocidad de procesamiento y se observa una mayor rapidez en tiempo de respuesta. En cuanto a la capacidad mnésica, ha mejorado de manera notable en su memoria a corto plazo (puntuación en octubre 2016: 1/3; puntuación en enero 2017: 3/3) Con respecto al lenguaje, se objetiva una mayor productividad en el discurso durante las conversaciones, sobre todo en el lenguaje espontáneo. Mantiene una marcada hipofonía, pero es un deterioro fluctuante; ya que en ocasiones presenta un tono de voz dentro de los valores normales.

Al inicio de las sesiones se quejaba de deterioro visual; algo que según ella le limitaba a la hora de realizar las actividades; pero en las últimas semanas no ha manifestado problemas. En cuanto a la escritura, se mantiene la presencia de micrografía. En cuanto a las praxias, se concluye presencia de una marcada apraxia constructiva (imposibilidad de realizar la copia de los pentágonos, así como realización correcta del reloj).

A nivel conductual se muestra menos apática y con más iniciativa y motivación para realizar la terapia. Ella es consciente de los cambios que han sucedido desde el inicio de ésta; está más alegre y se esfuerza diariamente por conseguir los objetivos que nos marcamos en cada una de las sesiones. Habla libremente de la presencia de alucinaciones y delirios en los meses de atrás, es capaz de identificarlos y analizar algunos de ellos y está muy preocupada por si vuelve a existir algún episodio más; ya que ella expresa con angustia no poder controlarlos.

A nivel funcional, ha mejorado la realización de las transferencias de sedestación a bipedestación y viceversa; aunque aún se siente insegura. Dicha inseguridad es mucho más pronunciada cuando alguien intenta asistirla o si se la presiona para que lo realice. Ella misma refiere ‘bloquearse’ cuando siente que alguien está esperando. Cuando ejecuta el cambio de posición de manera inconsciente, sin pensarlo, actúa de forma automática y no muestra inestabilidad ni pérdidas de equilibrio. Por otro lado, se observa apraxia en el vestido que se complica con pérdida de fuerza y coordinación bimanual en miembros superiores.

A nivel motor ella refiere encontrarse con más fuerza y movilidad sobre todo en MMSS.  Durante las sesiones, se intenta que amplíe su base de sustentación y camine con pasos más largos, evitando arrastrar los pies. Ha ganado resistencia en los ejercicios, al principio se observaba una gran fatiga, con presencia de temblores y falta de seguridad; algo que ha ido mejorando en las últimas semanas. Trabajamos equilibrio tanto en sedestación como en bipedestación y coordinación motora gruesa y fina y se hace especial hincapié en fomentar el braceo durante la deambulación. Además, se trabaja manipulación e integración de ambos hemicuerpos en las actividades cotidianas; pinzas, presas y garras.

Por otro lado, se ha observado un aumento de su control postural durante las sesiones de ejercicio físico; dando como resultado una mejoría de su postura corporal. Mantiene tendencia a flexión de cuello y leve hipercifosis; pero cada día ella es más consciente de ésta postura y se esfuerza por corregirla, sobre todo a la hora de caminar.

CONCLUSIONES

Se evidencia de manera objetiva un cambio positivo en el estado global de M.E.C.  tras la puesta en marcha de un programa de intervención individualizado en su domicilio.

Sabemos que la Demencia por Cuerpos de Lewy es una enfermedad neurodegenerativa y que el proceso de dicha enfermedad sigue su curso. Pero, en éste caso clínico, la presencia de la neuralgia del Trigémino  supuso un empeoramiento global de todas las funciones de la persona, siendo el principal culpable de su inmovilismo físico, la escasa estimulación cognitiva que recibía y la presencia de miedos y angustia que manifestaba por miedo a un nuevo episodio. Así, muchos de los síntomas que mostraba debido a la inactividad tanto física como cognitiva causado por el impacto de una enfermedad de tales características como lo es una Neuralgia del Trigémico, quedaron enmascarados en el contexto de un avance de la Demencia.

Los cambios tanto a nivel físico, como cognitivo y emocional-conductual; han motivado a la persona a seguir con la terapia. Cada día se muestra más colaboradora y participativa en las sesiones; siendo ella misma la que guía el tratamiento, ya que es consciente de sus limitaciones y capacidades y  demanda que trabajemos una cosa u otra dependiendo de los problemas que se vaya encontrando.

Su estado anímico actual es muy bueno, en ocasiones ha mostrado bajones emocionales durante la sesión; pero ella misma se ha reconducido.  Está muy satisfecha con los cambios positivos que ha sufrido en su estado en general; ha ganado peso en los últimos meses, ha mejorado notablemente su imagen personal  y dice encontrarse mucho mejor físicamente.

Se le ofrecen estrategias de afrontamiento tanto a ella como a la familia y se forma un equipo de apoyo en el que M.E.C.  está en el centro y todas las personas que estamos a su alrededor la acompañamos en éste proceso; empoderándola en todo momento y haciéndola partícipe en toda su intervención.

Miriam Carretero Díaz
Coordinadora y Terapeuta Ocupacional de Neurovida,
Multiespacio de Terapia y Convivencia