“Un tumor, un ictus, un traumatismo, una infección … Son algunas de las causas que, de un día para otro, pueden cambiar la vida de una persona para siempre.”

Según la Federación española de daño cerebral, en nuestro país hay más de medio millón de personas que lo han sufrido, y cada año se producen más de 100.00 nuevos casos. Personas como tú y como yo, que de un día para otro tendrán dificultades para moverse, comunicarse, comprender, recordar, orientarse… personas a las que la vida les da un vuelco. Y no sólo a ellas, también a sus familias. El daño cerebral llega sin avisar, provocando un deterioro neurológico respecto a una situación previa, condicionando la capacidad funcional y la calidad de vida.

Hoy 26 de octubre se ha establecido como el día del daño cerebral adquirido. El objetivo es dar a conocer una realidad que viven de miles de personas y crear conciencia sobre este problema. Así mismo, se busca mandar un mensaje de esperanza: porque aunque el daño cerebral suponga una ruptura en la trayectoria vital de la persona, no hay que perder la esperanza: se ha demostrado que aunque la muerte neuronal provocada por cualquier daño es irreversible, el sistema nervioso posee un potencial de recuperación a través de las neuronas supervivientes. Éstas pueden transformarse y regenerarse para llevar a cabo funciones de las neuronas dañadas. Sólo necesitan un estímulo adecuado. En este sentido, la neurorrehabiliación tiene un papel protagonista: si tras un daño cerebral, la persona recibe un tratamiento acorde a sus necesidades, las secuelas se verán minimizadas.

Por ello, y al tratarse el cerebro de un órgano que regula múltiples funciones (percepción, cognición, movimiento, memoria…) lo mejor es una rehabilitación multidisciplinar, en la que se aborde a la persona desde diferentes areas: neuropsicología, logopedia, terapia ocupacional y fisioterapia.
En Neurovida las personas con daño cerebral reciben un tratamiento global a través de un abordaje integral desde todas estas areas. Además, creemos que es clave cuidar el aspecto emocional de la persona, respetar sus aficiones, ofrecer recursos de ocio y disfrute, cultivar la dimensión social y hacerles protagonistas de su día a día, normalizando su realidad. Además, para nosotros es clave el papel que juegan las familias en todo esto y buscamos formar un equipo con ellos, haciéndoles partícipes del proceso rehabilitador, acompañándoles y apoyándoles en esta nueva etapa.

¿Qué mejor manera de conmemorar el día del daño cerebral que viniendo a conocer El Multiespacio?”

Laura Andrés
Fisioterapeuta de Neurovida