El arte y el juego son en sí mismos terapéuticos y sanadores en la medida en que permiten y posibilitan el crecimiento y la exploración. Desde el origen de los tiempos, y sin ningún estudio científico que lo avale, el ser humano ha evolucionado creando y jugando y hasta aquí hemos llegado, ¡es una maravilla!

Hoy encontramos en la Arteterapia una corriente centrada en acompañar a las personas a través de técnicas expresivas. De alguna manera se ha confirmado y se ha mejorado el modo en que estas cualidades naturales, el juego y la expresividad artística, sean herramientas de autoconocimiento, para pequeños y mayores.

Y entonces, ¿qué es la Arteterapia? Hoy me animo a tratar de contestar desde mi formación y mi humilde experiencia.

En mi adolescencia me sentaba horas a pintar, me encantaba pasar el tiempo inventando paisajes, y me sumergía en los colores y las formas explorando otros mundos que estaban en mi interior. Guardé aquellos dibujos hasta la actualidad, a pesar de desprenderme de otras muchas cosas de mi infancia esos dibujos eran especiales. Representaban parte de mi mundo interno de un modo que sólo yo comprendía.

Hace unos años, y como complemento a mi formación en Educación, busqué formas creativas de acompañar a las personas en sus momentos difíciles. Descubrí que hay temas que ni siquiera podemos concretar verbalmente, por diferentes razones, que pueden encontrar una vía de liberación y transformación cuando usamos lenguajes y materiales artísticos que nos permiten tomar distancia. Desde entonces hago uso de esta herramienta a nivel personal para seguir creciendo y la ofrezco a nivel individual y grupal.

La intención del Arteterapia es servir como canal para acceder al mundo interno, poder sacarlo al exterior y materializarlo en creaciones, movimientos, formas y sonidos, etc; para darle validez, presencia e incluso capacidad de transformación.

Aplicaciones y beneficios

Os cuento algunos de los puntos a destacar de esta técnica y os animo a probar algunos ejercicios en familia.

  • Alternativa a la terapia exclusivamente verbal.

La Arteterapia se basa en ir generando momentos donde cada persona encuentre el modo más asequible para expresar lo que siente y poder transformarlo simbólicamente, para luego hacer lo mismo en su vida diaria. Este proceso requiere de un trabajo continuado en el tiempo y de la presencia de una persona formada para ello. Facilita la comunicación de lo que verbalmente está negado y es una alternativa para casos en los que hay dificultades en la comunicación. Los más pequeños se manejan en este lenguaje simbólico cuando están jugando así que retomar esta expresión nos puede ayudar a entender lo que les está pasando.

Es habitual que las historias que los niños y niñas comparten estén expresando sus propias dificultades, o las situaciones que internamente son significativas en ese momento para ellos y ellas. Escucharles y respetarles forma parte de un acompañamiento respetuoso que sin duda les fortalecerá para encontrar las solución más adecuada. Os propongo una práctica, en algún momento que estéis jugando en familia, observar el modo en que tratáis de dirigir el juego o la creación en lugar de simplemente jugar. Trata de conectar con tu niño o niña interna y deja que juegue. ¿Cambia algo?

  • Apoyo a lo saludable.

Arteterapia es una técnica que se usa para acompañar momentos delicados, situaciones de crisis o cambios, o para seguir avanzando en el conocimiento personal y vivir más plenamente.

Uno de los beneficios más evidentes es que se trata de un lenguaje de comunicación y expresión mucho más personal e intransferible que el lenguaje verbal, cada persona siente y expresa de un modo completamente único. Por esto, solo la propia persona puede explicar e interpretar el significado que la obra tiene para ella y cómo ésta habla de su vida.

Además partimos de un enfoque integrador donde el cuerpo es medio y canal para el trabajo, la expresión y la integración. De este modo no sólo elaboramos información a nivel inconsciente y emocional, con el hemisferio derecho, también estamos movilizando la memoria corporal.

Nos centramos en la parte saludable de la persona, el síntoma es la señal de algo más profundo que abordamos desde la confianza en la autorealización.

Toda persona alberga una sabiduría que es importante tener presente, nutrirla y darle cabida, incluso cuando no hay síntomas es posible seguir conociéndonos.

Te propongo que te des un espacio regular para alimentar esta parte saludable, la que te ha ayudado a llegar hasta donde estás hoy, la luz que te guía en las dificultades. ¿Qué forma tendría? ¿Dónde está ubicada en tu cuerpo? ¿Podéis darle un eapacio en casa a estas representaciones?

  • Accesible y recomendada para cualquier persona.

Se usan lenguajes creativos que no requieren de conocimientos previos, simplemente se ponen a disposición para que cada persona cree desde donde necesite para comunicar al mundo.

Somos creadores y creadoras innatamente, crear es relacionarnos con el mundo y transformarlo. Por esto el objetivo puramente estético es secundario en arteterapia. Lo que buscamos es expresarnos y cada persona tendrá más afinidad por un lenguaje u otro, la música, el movimiento, el color, etc; probando encontraremos el que más nos conecte.

Propuesta: Comparte tu estado desde otro lugar. ¿Has probado a ponerle una banda sonora a tu sentimientos de hoy? ¿Cómo se moverían? Déjate sorprender, simplemente escucha.

Arteterapia en familia

Hace poco tuve la oportunidad de acercar esta técnica a Neurovida, un Multiespacio de atención a personas con necesidades especiales por diferentes motivos. Se trataba de uno de sus encuentros regulares de convivencia con familias y se nos ofreció, a Arteterapia Gestarte, dinamizar el encuentro  desde la Arteterapia.

Nos planteamos acercarnos a las personas a través de sus emociones en relación al espacio donde nos encontrábamos. ¿Qué significaba para cada una de ellas este lugar? ¿Que sentían ellas por este espacio y las personas que allí estaban?

Mandalas en familia

Ofrecimos materiales plásticos y un soporte de expresión igual para todas las personas y así facilitar el acceso al material, que en algunos casos puede generar bloqueo.

La propuesta era crear mandalas que reflejaran nuestros sentimientos y vivencias en este espacio y con estas personas.

Un mandala puede ser un modo de conectarnos con el corazón y expresarnos a través de él, desde el interior hacia el exterior, escuchando lo que sentimos y cómo lo sentimos. Nosotras usamos esta idea para que cada persona participante conectara con sus sentimientos, con sus sensaciones corporales y dejara que éstas eligieran los materiales y el modo en que estos quedarían plasmados en el mandala.

arte-t

Fue una experiencia muy enriquecedora, personas de tres generaciones creando mandalas sobre sus sentimientos en aquel lugar y en aquel momento. Cada persona compartía lo que sus creaciones querían mostrar, y el resto lo escuchaba sin juzgar, simplemente escuchando con el corazón.

Una propuesta para compartir con otros lenguajes y escuchar lo que sentimos.

Arteterapia en casa

Es cierto que para hacer arteterapia necesitamos un arteterapeuta pero también lo es que muchas de las técnicas que usamos en nuestras sesiones son fácilmente extrapolables a otros contextos.

Algunas sugerencias básicas para llamar al creador y creadora que llevamos dentro, para todas las edades:

  • Es buena idea tomarte tu tiempo para tomar contacto con tus sensaciones y tu cuerpo antes de empezar. Cierra los ojos y descubre tu paisaje interior. Puedes expresarlo pintando, con algún material moldeable, con el movimiento, haciendo música, etc.
  • Trata de explorar con los materiales que tengas a mano, tu cuerpo es el más cercano. El movimiento y la danza libre pueden ayudarte a escuchar tu cuerpo y a hablar desde él. Simplemente
  • Todo vale, el objetivo estético cuando estamos creando es secundario. Lo prioritario es expresar lo que nos surja desde el interior.
  • Cuida tus obras de juicios y miradas valorativas. Haz lo mismo con las de las demás personas.

Y si quieres probar busca algún profesional que te acompañe en este camino.

Escucha al creador y creadora que llevas dentro. 😉

Orígenes, ¿de dónde surgió?

El Arteterapia es una disciplina muy desarrollada en el resto de Europa y América, pero en España está comenzando a darse a conocer y a implantar en los ámbitos de la educación, la salud y el bienestar social.

Los orígenes se ubican entre Inglaterra y Estados Unidos, donde se comenzó a usar la expresión a través del arte en hospitales y sanatorios. En casos en los que la comunicación verbal era difícil, poner a disposición de los pacientes otras formas de compartir su mundo interior, era una ayuda para entender su vivencia.

Diferentes médicos y psiquiatras empezaron a observar que el arte favorecía la mejoría de diferentes dolencias. También artistas con experiencias personales de enfermedad empezaron a interesarse por el valor curativo de la expresión libre a través de la pintura, la narrativa, la dramatización, etc.

La aparición de las teorías psicoanalíticas también favorecieron que se valorara desde el sector más científico el arte. Se consolidaba la idea de la existencia de un significado muy valioso en la información que las obras plásticas transmitían del inconsciente de sus creadores.

Así comenzó un viaje de aportaciones mutuas entre las teorías psicoanalíticas y humanistas y el arte, entendido éste como herramienta de expresión y simbolización. De este modo, se gestó la Arteterapia. Desde entonces sigue evolucionando gracias a las experiencias y estudios que buscan ampliar sus horizontes.

Resumiendo podemos decir que se trata de una disciplina que ha unido los conocimientos de la psicología humanista y de las artes para ponerlas al servicio de las personas como herramienta de autoconocimiento, expresión y evolución.

María Sanz Gallego
Arteterapeuta